AMBIGUEDAD SEXUAL EN LA TELEVISIÓN

 

El tema de la ambigüedad sexual y de la arremetida brutal de perversiones anti natura, ya se ha instalado en la televisión desde ya hace unas décadas. Recordemos producciones tales como Timón y Pumba, La Sirenita, Ranma media, entre otros, son ejemplos que confirman el contenido de los pensamientos de los “escritores” y productores actuales.

Pronto se estrenará por las pantallas de canal trece una nueva teleserie llamada Lola. Esta producción trata de la vida de un hombre que vive en un cuerpo de mujer. Toda su anatomía es femenina, pero su cerebro y sus instintos son de un hombre. En otras palabras, tanto los sodomitas como las lesbianas son paralelamente representadas en este personaje.

Como vemos, es la constante tónica en la inspiración de estos neo dramaturgos cuyos escritos plasman de manera muy deliberada el contenido de sus entenebrecidos corazones. Lo peor, es que a la gente le encanta estos contenidos y no me extrañaría que esta telenovela arrase con la sintonía nacional.

Otro dato digno de destacar, es la estación que acuna este tipo de producciones; me refiero al canal católico. El clero se arroga ser el paradigma de la moralidad y de la vida ejemplar, sin embargo promueve impúdicamente el homosexualismo y toda perversión.

La teleserie Lola, se quiera o no, trae al tapete el asunto de la ambigüedad sexual. Una mujer que piensa como hombre y un hombre vestido de mujer podrían ser los emblemas que se enarbolan en esta producción. No obstante, no es nuestro interés abordar el tema analizando minuciosamente esta telenovela porque no es mas que la inspiración satánica que esta gobernando las mentes de las artes y las letras en los últimos tiempos antes del juicio de Dios. 
Imagen
¿Qué dice la Biblia acerca de todo esto?
En medio de una sociedad tan secularizada y relativista, en donde los valores morales no tienen un fundamento de características absolutas y en donde a lo bueno se le llama malo y a lo malo bueno, a lo amargo dulce y a lo dulce amargo [Isaías 5:20-23], se ha levantado una oleada de voces que pretenden reivindicar al homosexualismo, catalogándolo como “minorías u opciones sexuales”, que tienen derechos y que deben ser reconocidos jurídicamente tan igual como cualquier heterosexual. 

Se han escrito cientos de estudios jurisprudenciales que abordan el tema, se han presentado proyectos de ley, se esta debatiendo el tema en radio y en televisión, y todo, dentro del marco de campañas y marchas de homosexuales, lesbianas, transexuales, travestis, etc., quienes exponen abiertamente su desviación y su reclamo de ser comprendidos por una sociedad llamada por ellos, “intolerante” u “homofóbica”

Con este artículo, nosotros no pretendemos cambiar el curso de la corriente de esta sociedad, porque estamos convencidos de que tarde o temprano, la depravación va a aumentar tal cual lo hizo en Europa hace décadas pasadas. La arremetida brutal de estos degenerados tiene tanta fuerza y adherentes, que presidentes, candidatos, diputados y senadores de las naciones, han tenido que acceder a escucharlos e incluirlos en sus agendas políticas para asegurar su elección. Es tanta la inmoralidad de la política, que debido a sus intereses mezquinos, permiten que personas depravadas y anti natura eleven su voz para exigir derechos.

Pero esta actitud pusilánime no solo caracteriza a los políticos, sino que a la iglesia cristiana evangélica. De hecho, iglesias protestantes en Europa y en América, ya sucumbieron y han aceptado esta clase de inmoralidades en sus reuniones. Ya existen pastores y líderes homosexuales y lesbianas que desde los púlpitos defienden tal posición. Acá en Chile, ya esta llegando esta oleada brutal y satánica. La tibieza y pérdida de visión de la iglesia y del clero evangélico, es el campo de siembra propicio para que en un corto tiempo vivamos la realidad del homosexualismo aceptado como lo más normal.

Por el contrario, nuestro interés es decir en forma escueta y concisa, lo que Dios dice en su Palabra y que cada uno de los lectores saque sus propias conclusiones. No nos interesa lo que diga o deje de decir el clero evangélico, por más doctorados y galardones que tengan. 

El paso siguiente es: Escuchar la voz de Dios o la voz del hombre cuyos intereses están muy lejos de lo que la Biblia dice. Podrán ellos tener doctorados, dominar tres o más idiomas, podrán tener poder, pero si no tienen a Cristo en el corazón, no tiene nada.

Dios ama a los homosexuales, pero aborrece ese pecado anti natura. He aquí lo que dice Dios:
Génesis 1:26-27 dice: "Entonces dijo Dios, hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza….Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó".

“No te echarás con varón como con mujer; es abominación” (Levítico 18:22-23)

“Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.” [Levítico 20:13]

“No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel” [Deuteronomio 23:17].

“Hubo también sodomitas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Jehová había echado delante de los hijos de Israel”. [1 Reyes 14:24]

"Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío" (Rom. 1:26-27).

“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,….heredarán el reino de Dios.” [1 Corintios 6:9,10]. 
¿COMO EN LOS DIAS DE LOT Y NOE?
“Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre.... Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban.. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste.” 
Lucas 17: 26-30
La pregunta que debe resaltar luego de leer estos pasajes es : ¿Cómo eran los días de Noe y los días de Lot? Al buscar el denominador común que caracterizó el estado de la humanidad en ambos casos, descubrimos que es la multiplicación de la maldad.
En ambos tiempos, existió una descomposición moral y espiritual de tal envergadura, que solo hacía presagiar la intervención del Dedo de Dios; expresión que paradójicamente fue tan acertada por los brujos de Faraón (Éxodo 8:19)

La Biblia relata que en los días de Noe, la maldad de los hombres era mucha en la tierra y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos, era de continuo solamente al mal (Génesis 6:5) 
No obstante, había un despertar de las artes, de la industria y de la economía en general, pero todo aquello no era garantía de prosperidad espiritual, por el contrario, el deterioro moral fue en aumento hasta el día del juicio.

Respecto a Lot, la situación no fue diferente. La ciudad de Sodoma asentada cerca del valle del jordán, se caracterizó por la prosperidad material y por los sones de globalización. De hecho, todo ese cúmulo de cosas fue la que gatilló la decisión carnal de Lot, el día que se separó de su tío Abraham. 

Aquella ciudad se caracterizó y pasó a la historia por la explosión de la degeneración. Fue ahí donde se consolidó aquel pecado tan nauseabundo como la homo sexualidad y cuyos cultores de tal depravación hasta el día de hoy reciben aquel gentilicio de esa ciudad maldita.
Como vemos, dos generaciones prósperas en artes, economía y con fuertes impulsos de unidad, pero ambas con una depravación insostenible, y en ambos casos el Juicio de Dios vino sobre ellos.

Hoy nosotros, a miles de años de esas generaciones, contemplamos exactamente lo mismo. Son los mismos ingredientes. Vemos como la macroeconomía surge, las artes se expresan de las maneras mas increíbles y la incesante búsqueda de la unidad, ya nos son las consignas solo del hombre natural, sino que han penetrado impúdicamente en las iglesias llamadas cristianas. Pero no solo eso. Así, tal cual como en los días de Lot, los homosexuales están plagando nuestra sociedad y cautivando a muchos para que aprueben aquella degeneración que en la actualidad ha recibido el apelativo de: “Minorías y diversidades sexuales”. 

Amados hermanos, estamos en el tiempo del fin. Tal vez nuestro amado Señor y Salvador viene en esta semana, por lo tanto meditemos en esto y abramos nuestro labios para proclamar aquel evangelio puro sin lisonjas ni acomodaticios. (fuente.
http://iglesiaapologetica.galeon.com)
 

 

Buscar en el sitio

comunicaciones nueva vida