Los mitos sobre las enfermedades cardiovasculares

31.05.2012 15:28

 

Pese a las campañas de prevención, el impacto de los males cardiovasculares sigue siendo alto.

Cada día, el corazón bombea 7.571 litros de sangre y palpita, en promedio, 100.000 veces. Ambas son funciones vitales. Por eso, y porque las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, es clave conocer el funcionamiento de este órgano. Solo el año pasado fallecieron casi 20 millones de personas por estos males, lo que representa el 30 por ciento del total de muertes, según la OMS.  

De acuerdo con Efraín Gómez, presidente de la Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, los factores de riesgo más importantes para las enfermedades del corazón son la hipertensión arterial, el colesterol y los triglicéridos elevados, el consumo del cigarrillo, la diabetes y la obesidad. Todos, relacionados con el estilo de vida.  

Sin embargo, hay otro factor que no es modificable: la edad. En ese sentido, los hombres mayores de 55 años y las mujeres mayores de 65 deben cuidarse más. "A esa edad -asegura Gómez- se van envejeciendo las arterias". 

Y aunque cada vez es mayor el conocimiento que la gente tiene sobre las causas de las enfermedades cardiovasculares y cómo prevenirlas, persisten muchos mitos sobre el corazón. Los siguientes son algunos de ellos.

 Dudas frecuentes 

¿En las mujeres se presentan más infartos? 

No es que ellas estén sufriendo más ataques al corazón, sino que sus problemas cardiovasculares son hoy más diagnosticados y ellas suelen tener más conciencia al respecto. Pese a estos avances, la mortalidad por enfermedades cardiovasculares no disminuye. 

¿Los factores de riesgo son distintos entre ellos y ellas? 

Son los mismos: diabetes, hipertensión, tabaquismo, estrés, obesidad y sedentarismo. Esos son los más importantes. Quizás en algunas mujeres haya que sumar la falta de prevención, ya que por estar confiadas en la protección de las hormonas no se preocupan por controlar los factores de riesgo.  

¿Si uno de mis padres tuvo un infarto, yo sufriré uno también?  

Usted está en mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiacas si sus padres o hermanos las han tenido, pero el componente hereditario es uno de los muchos factores de riesgo que deben tenerse en cuenta. Recuerde que las principales señales de riesgo son otras.   

¿Si soy joven no tengo que preocuparme por las enfermedades del corazón? 

Si bien un ataque al corazón es menos común en personas menores de 40 años, este puede ocurrir a cualquier edad. Incluso, está comprobado que la combinación de factores de riesgo y un estilo de vida poco saludable puede producir un infarto a temprana edad.   

¿Las mujeres deben preocuparse después de la menopausia?   

Deben preocuparse siempre. Se suele creer que en la etapa premenopáusica ellas están protegidas frente a los factores de riesgo, y, por eso, cuando una mujer joven tiene el colesterol alto, no se le da mayor importancia al tema. Grave error. Se deben tomar medidas preventivas desde la infancia, porque al llegar la menopausia los factores de riesgo se disparan, y eso sí que es peligroso. 

¿Es mejor tomarse los medicamentos en la noche?   

Esto es más bien una tradición histórica, ya que antes algunos fármacos para tratar el colesterol surtían mejor efecto si se tomaban en la noche. Sin embargo, con los medicamentos actuales da lo mismo a qué hora se tomen. En cambio, los expertos recomiendan que los fármacos para la presión se tomen en la mañana, porque el efecto que provocan en el día es más importante.   

¿Dolor en el pecho y adormecimiento de los brazos son los únicos signos de un infarto?     

Los síntomas de un ataque al corazón en las mujeres a menudo difieren de los de un hombre. Ellos experimentan dolor en el pecho, mientras ellas padecen otros síntomas más simples, como mareos, falta de aliento y sudor frío. Algunas también sienten molestias en el centro del pecho, pero no es tan común como en ellos. Otra señal es el dolor en las partes superiores del cuerpo (brazos, espalda, hombros y mandíbula).   

¿Si tengo diabetes voy a sufrir un infarto?

Si bien es cierto que la diabetes es uno de los factores de riesgo para enfermedades del corazón, si usted trabaja para controlarla con la práctica regular de ejercicio, una dieta sana y el apoyo constante de su médico, está ayudando a prevenirlo.

Modifique su estilo de vida    

Usted puede ayudar a prevenir estos males  

Hay hábitos de vida que pueden reducir considerablemente el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca: trate de bajarle al colesterol, siga un plan de alimentación saludable, no fume, haga ejercicio de manera regular -si lo hace solo de vez en cuando logrará el efecto contrario y le hará daño a su organismo- y manténgase en el peso adecuado.

Por otro lado, se sabe que las mujeres tienen un 50 por ciento más probabilidades de tener un ataque al corazón que los hombres y al menos dos terceras partes de las mujeres que mueren a causa de infartos no reportan ningún síntoma antes. 

Volver

Buscar en el sitio

comunicaciones nueva vida